domingo, 19 de febrero de 2017

No me llames loca, aunque lo esté

Desde hace un tiempo (que vendría a ser desde que empecé con el feminismo) he ido oyendo y leyendo cosas dentro del movimiento que me dolían. Al principio no sabía por qué, estaba confusa, quizá sólo era mi hipersensibilidad, como siempre. Y bueno, en parte es así, pero hoy puedo ponerle otro nombre: Capacitismo. 

Definimos “capacitismo” como la discriminación hacia las personas con discapacidad física o mental. Bien, algo recurrente en el feminismo es utilizar la empatía como medidor de humanidad. Si tienes baja o nula empatía, no mereces ningún respeto. Esto no funciona así, empezando porque el término “empatía” ni siquiera se utiliza correctamente. No hay un solo tipo de empatía, sino dos:
        -La empatía afectiva provoca la misma emoción que siente la otra persona a modo de “contagio”.
        -La empatía cognitiva implica ser capaz de reconocer cómo se siente la otra persona.

Las personas con baja empatía no son algo abstracto que traer a la discusión cuando nos conviene y barrer bajo la alfombra cuando no. Estas personas existen y su falta de empatía no es algo que hayan elegido. Y aunque así fuera no tendría nada de malo, sino que en la mayoría de los casos es una consecuencia de un trastorno mental (esquizofrenia, trastorno límite de personalidad (TLP), depresión...) o del desarrollo (espectro autista). Y para romper más los esquemas, es posible que una persona tenga tanto niveles altos de empatía como nulos o bajos  dependiendo del momento, por ejemplo, si tiene un trastorno de la personalidad, donde las emociones son una montaña rusa y tu cabeza va de un extremo a otro en cuestión de segundos. Además, muchos de estos trastornos pasan inadvertidos o, mejor dicho, no consiguen ningún diagnóstico. 

Lo sé porque he pasado por esto. Cumplo punto por punto los síntomas del TLP (incluso aquel que dice que tu cabeza te dirá que te estás inventando o fingiendo todo para llamar la atención, es una situación cuanto menos curiosa) y el único tratamiento que recibes es el de loca, incluso por parte de aquellas personas que dicen apoyarte. Entiendo que es difícil, lo entiendo mejor que nadie. Dejaré un fragmento de un libro sobre este trastorno abajo*, pero para hacernos una idea del estereotipo, de la idea que se tiene de nosotres, pondré un ejemplo: la novia celosa de las películas de domingo. Esa que manipula, agrede e incluso llega a matar a quien le lleva la contraria. Sí, el TLP te hace ser impulsiva, te genera grandes inseguridades, pero ni yo ni nadie que padezca este trastorno que yo conozca ha hecho daño a su pareja o a sus amigues. Las relaciones intensas e inestables son características de este trastorno porque nos consideran manipuladores al no saber entender muchos de los saltos y loopings que hacen nuestras emociones, pero no hay nada como intentarlo. Nosotres tenemos que hacerlo cada día, se puede, de verdad. 

En el feminismo se estigmatizan algunos trastornos porque son trastornos que dan miedo y dan miedo porque se nos criminalizan desde siempre. Se nos pone de asesines en serie y abusadores cuando es mucho más probable que seamos víctimas de abusos. Nos dicen que hacemos quedar mal al feminismo con nuestras cosas de locas, nuestros cambios de humor, nuestra apatía, nuestro histrionismo... Y porque acomodarse a todos estos síntomas significa medir las palabras y asumir las consecuencias cuando se mete la pata. Esto es aplicable a todas las personas neurotípicas, claro, pero cuando estas cosas pasan en un entorno feminista duelen más. Después de todo, esos espacios deben ser seguros para todes y sin embargo te están apedreando por no poder controlar esto o aquello. 

Muchas veces, no se considera que las personas con discapacidad puedan estar interesadas en el activismo porque directamente no se les ve como personas. El capacitismo no es sólo el uso de slurs (insultos dedicados a un cierto colectivo oprimido) como “cute but ps*cho”, también incluye no facilitar la accesibilidad al movimiento a todo el mundo y ahí entran las personas que quizá no responden como tú esperas ni entran en tus expectativas. Es un esfuerzo que no debería cuestionarse en el activismo, pues nadie se merece la violencia del sistema. 



Saru, Feminismo Unizar


Las opiniones que se publican no tienen por qué corresponderse con la de nuestra asamblea, pero vemos fundamental que podamos tener un espacio en el que expresarnos. Gracias por querer compartir con nosotras vuestras inquietudes y dar vida con ello a este blog, que tan sólo pretende acercar el feminismo y luchar contra el patriarcado.





jueves, 2 de febrero de 2017

Paradojas del Orgullo

Es 2017 y, como cada año desde hace 40, Madrid dedicará una semana entera al Orgullo Gay. Es 2017 y la gran mayoría de la gente cree que esto es un avance magnífico para todas aquellas personas que pertenecemos al colectivo LGBT. Pero la realidad es muy distinta.

Hay muchas cosas que se pueden criticar de la organización del Orgullo en Madrid. La más obvia, y a la vez la más escondida, es su nombre. Lo llaman Orgullo Gay, y lo promocionan como una manera de integrar y visibilizar a las personas LGBT, pero irónicamente se dejan tres siglas por el camino y borran por completo la historia de nuestras compañeras trans de color en Stonewall. Esto, claro, es sólo una pequeña muestra de cómo el patriarcado está presente en todas las intersecciones de opresión, dificultando nuestros pasos hacia una vida mejor.

Nos presentan el Orgullo como una fiesta, y en cierto modo lo es, porque celebramos que durante este rato, nos permiten salir a la calle y expresarnos tal y como somos. Al menos, en parte. Porque sólo podemos estar en los eventos que organizan para nosotres, eventos que se hacen un hueco tan grande en Madrid porque son “toda una oportunidad para enriquecer las arcas de la endeudada Madrid” (1). 
 
Nos confinan a vivir en nuestros barrios, aunque, bueno, son barrios gays, no LGBT. Nos consideran un ente uniforme, todes somos iguales. En la cabeza de la mayoría, somos esas personas que se bañan en dinero y se van de tiendas un día sí y otro también. Un insulto a un colectivo cuyos índices de pobreza e indigencia son tan altos. Vivimos en la miseria porque a gran parte del colectivo (esa T que tanto se olvida) se le niega una sanidad de calidad. Vivimos en la miseria porque nos echan de nuestro trabajo por nuestra orientación sexual. Nos agreden por la calle si nos atrevemos a darle la mano a nuestra pareja (2).  Madrid se proclama este año como “un destino LGTB de referencia” (1) ignorando por completo las más de 200 denuncias registradas en 2016 (3). Se nos vende como unes fiesteres, incitándonos a ambientes repletos de alcohol y drogas con todo lo que ello conlleva, e invisibilizando a aquellas personas que no disfrutan del ambiente nocturno e impidiendo a les menores de edad compartir espacios con personas que han estado antes donde están elles, que les podrían ayudar, que les podrían decir que no todo es malo y que no tienen que avergonzarse de quiénes son.

Por esto y muchas cosas más nos parece importante ser critiques con un evento tan importante. Sin embargo, sabemos que todavía hace falta salir a la calle a reclamar nuestros derechos. Por eso mismo os animamos a que, si visitáis Madrid a finales de Junio, optéis por disfrutar del Orgullo Crítico u ayudéis a organizar el Orgullo de vuestra ciudad y luchéis junto a nosotres contra esta ola capitalista que intenta camuflar todas las agresiones que recibimos día a día.

Fuentes:


Giinny, Feminismo Unizar


Las opiniones que se publican no tienen por qué corresponderse con la de nuestra asamblea, pero vemos fundamental que podamos tener un espacio en el que expresarnos. Gracias por querer compartir con nosotras vuestras inquietudes y dar vida con ello a este blog, que tan sólo pretende acercar el feminismo y luchar contra el patriarcado.




miércoles, 11 de enero de 2017

Violencia de género es violencia machista

En esta entrada mi intención es analizar algunos de los mecanismos que intervienen en la violencia de género. Pero sobretodo, mi intención es concienciar ya que considero que no solo la normalización de muchos de nuestros valores, también la invisibilización o el silencio son cómplices del machismo en nuestra realidad actual. Ocurre además que hay casos que no solo se invisibiliza la realidad de las víctimas de la violencia de género, también hay tergiversación, hace escasos días (3 de Enero del 2017)  un magistrado del Supremo, Antonio Salas, achacaba a la violencia de género un problema de “maldad de las personas”, poniendo en duda que el machismo esté vinculado a la violencia de género.

No sólo el machismo de Antonio Salas es vergonzoso, a su vez, es injusto y humillante para todas las víctimas de violencia de género. La relación entre machismo y violencia de género es indiscutible ya que el machismo engloba una serie de conductas y creencias sociales que justifican la superioridad del hombre frente a la mujer. En la actualidad vivimos en un sistema económico, social, político y cultural fundamentado en el Patriarcado, por lo tanto, el género masculino tiene una serie de privilegios que el género femenino no posee,así también, normaliza y perpetúa una serie de conductas machistas que se nos inculcan desde la infancia a todos y a todas. Por lo tanto, es de vital importancia reconocer que el machismo está vinculado a la violencia de género para poder ayudar y comprender a las víctimas de violencia de género, y sobre todo, para seguir luchando por una sociedad en la que nuestras relaciones se basen en la igualdad, es decir, en valores feministas. Antonio Salas, únicamente justifica las conductas violentas de los agresores, invisibilizando, una vez más, que las mujeres sean identificadas como víctimas de violencia de género, y con ello, que no seamos conscientes de la gravedad de este asunto en nuestra sociedad. Recordemos que las mujeres están siendo asesinadas.

Por eso, quiero comenzar hablando de la educación y de los mitos del amor romántico. Analizar y comprender nuestra educación y nuestros valores nos ayuda a comprender los mecanismos que intervienen en la violencia de género. En nuestra realidad actual ocurre que la educación femenina y la educación masculina, aunque no nos parezca evidente, son dos modelos muy distanciados. Fundamentalmente, muchas personas tienen la creencia de que ontológicamente somos distintos, es decir, la ontología femenina está vinculada a la pasividad, al cariño, al cuidado, o la delicadeza. Mientras que la ontología masculina está vinculada a la autonomía, actividad, dominación o autoridad. Bajo estos presupuestos, pensamos en muchas ocasiones que “por naturaleza” somos diferentes, y este argumento justifica que los modelos y los roles educativos que se adjudican de forma diferente a ambos géneros es algo evidente e incuestionable. Las construcciones sociales cuya legitimación reposa en  la idea de formar parte de un orden natural fijo e inmutable, es uno de los prejuicios más difíciles de desmontar con argumentos racionales. En definitiva, es innegable que somos biológicamente distintos, pero la socialización excede las diferencias.

Consecuentemente, ante el distanciamiento de los modelos sexuales masculino y femenino, nos encontramos con el mito del amor romántico, que bajo mi punto de vista, analizarlo esclarece los mecanismos que intervienen y perpetúan la violencia de género.

En primer lugar, el mito del amor romántico afecta a todas y a todos con sus exigencias solidificando roles que dividen a los géneros. Las expectativas de amor romántico se reflejan en los estereotipos femeninos como mujeres pasivas, sumisas, dependientes, tímidas, sin capacidad de elección. Podría poner numerosos ejemplos. Considero que los cuentos y las películas de Disney nos ayudan a analizar todos estos roles. Por poner un ejemplo, en la película Hércules de Disney nos presentan dos modelos: Hércules el masculino y Megara el femenino. Hércules, en resumidas cuentas, representa el héroe, un semidios, es activo, fuerte, agresivo, un salvador, con carácter, perseverante, luchador, dominante, admirado por todas, mediante la lucha desarrolla su autonomía e individualidad. Megara, a pesar de que nos la presentan como una mujer rebelde, es soltera, y por lo tanto, Disney nos perfila a Megaracomo una mujer mentirosa y que no es de fiar, es un personaje sexualizado, ella no es bonita, directamente es sexy. El amor poco a poco la va transformando en inocente, femenina y delicada, hasta el punto que Hércules la termina rescatando de la muerte. La rebeldía de Megara se anula finalmente con el amor, abandona todo por el amor verdadero, ella necesita un amor que la proteja y ese ideal queda representado en Hércules. En esta película y como ya sabréis, en muchas de Disney, se refleja la falsa ilusión de que una pareja es fuente de toda felicidad, además he de mencionar que el amor verdadero debe ser heterosexual y monógamo. Cuando Megara no entra en la norma de las exigencias del amor romántico, es decir, cuando está soltera, se la perfila con connotaciones peyorativas: engaña hombres, engatusadora, caprichosa, triste, loca, etc.

Es evidente que Disney es una buena herramienta para identificar las pautas de comportamiento y estereotipos convencionales. Las chicas somos buenas, dulces, recatadas, coquetas, etc. Los chicos tienen que cumplir la exigencia de llegar a ser ese príncipe azul que siempre termina rescatando a su doncella, es un hombre justo, guerrero, incluso dominante. Ella es pasiva. Él es activo. Todas estas fantasías perpetúan los mitos del amor romántico. Nos inculcan desde nuestra infancia que somos seres incompletos y junto a ello creer que la única unión natural y universal es monógama y heterosexual.

Otro de los mitos de esta construcción social es pensar que el amor lo puede todo. La omnipotencia de las relaciones amorosas se justifica en el argumento “se puede seguir juntos a pesar de las adversidades”, así mismo “quien bien te quiere te hará llorar” “quienes se pelean se desean”. Sin embargo, muchas de estas ficciones tienen terribles consecuencias en nuestra sociedad. Interiorizamos estos valores pensando que son universales y verdaderos, y esto explica por qué muchas mujeres maltratadas no son capaces de dejar la relación o denunciar a su agresor. La violencia machista comienza con una broma, con un gesto, con un empujón, con una amenaza y termina con un asesinato.

El mito del amor romántico nos transmite que necesitamos tener pareja, complementarnos con una media naranja es un requisito de esta sociedad. No obstante, es totalmente falso que nos sintamos completos cuando tenemos pareja, por lo tanto, nuestro destino, biológico o social, no es encontrar pareja, el amor romántico es una dificultad para una sociedad basada en la igualdad. No estoy diciendo que el amor sea malo, sino que de la manera que se ha estructurado en nuestra sociedad nos hace dependientes en todos los sentidos.

Amor romántico es una construcción social que nos hace creer que una pareja nos completa, nos salva, incluso que si no fuese por nuestra pareja no tendría sentido nuestra existencia. Véase, como he mencionado anteriormente, en cualquier película de Disney, la Bella Durmiente, Blancanieves o la Cenicienta terminan siendo rescatadas por un hombre. También en películas de Hollywood, como la celebrada película PrettyWoman.

Si queréis informaros mucho más de este asunto, no dudéis en contactar con personas especializadas en este tema, y por supuesto, buscad libros que os informen con mayor extensión.

En una situación de maltrato la víctima ha interiorizado muchos de estos valores que he mencionado del amor romántico y  por consiguiente, se cree que es algo natural y sólido, es muy difícil despegarnos de nuestras creencias y mucho más cuando el feminismo se compara al machismo en términos opuestos y es presentado como el principal enemigo del patriarcado.

Además de la violencia del maltratador, se pone en juego diferentes fases en la violencia machista.

En primer lugar, la fase de acumulación de tensión, cuando el maltratador ejerce violencia verbal y manipulación psicológica. La mujer no comprende la situación y como he mencionado anteriormente, una vez interiorizados los valores del amor romántico, no es completamente consciente del proceso de violencia al que está siendo sometida. De esta manera, la víctima siempre acudirá a valores mencionados anteriormente “quien bien te quiere te hará llorar” o “el amor lo puede todo”. La víctima evitará el conflicto y además, ante la manipulación psicológica creerá que los conflictos son culpa de ella. Esta es una de las fases más complicadas, ya que no es visible, como es el caso de la agresión que deja marcas o moratones.

En segundo lugar, la fase de la agresión cuando el maltratador ejerce la violencia física o sexual. En esta etapa la ansiedad y el temor de la víctima aumenta.

En tercer lugar, la fase de reconciliación, más conocida como “fase de luna de miel”. Una vez que el agresor efectúa el maltrato, ya sea psicológico, físico, o ambos, el maltratador suele pedir perdón y mostrarse cariñoso y atento, aquí ejercen mayor fuerza los valores del amor romántico. Si pensamos que el amor lo puede todo, la víctima ante esta situación pensará que el agresor puede cambiar, ya que hemos interiorizados los valores de dependencia como algo verdadero y universal, la manipulación se hace efectiva. En esta fase hará creer a la víctima que el maltrato al que la ha sometido no será para tanto. Por desgracia, esta fase es una más de este ciclo, ya que se vuelve a iniciar y hay mujeres que creen que no hay salida ante esta situación.

Las víctimas de violencia de género atraviesan un conflicto personal ante las creencias del amor romántico y su propia individualidad. Individualidad que es anulada en el maltrato, y por tanto, una enorme dificultad de reconocer que se está siendo maltratada. Por eso, considero necesario tomar conciencia y sobre todo ayudar a las víctimas ya que ante esta situación muchas se encuentran solas y perdidas, recordemos que su autonomía ha quedado anulada. Necesitan apoyo y comprensión. Las mujeres maltratadas no reciben ningún tipo de ayuda con mensajes tipo:

“Tú tienes la culpa porque no le dejas. Estás permitiendo que te maltrate”
“No entiendo por qué no dejas la relación o permites que te hagan eso”
“No sé cómo no has sido capaz de denunciarle”

Aquí entra el juego el mito de la libre elección. Os pregunto: si una mujer está siendo maltratada y no es consciente de este maltrato por todos los valores que hemos interiorizado, ¿cómo es posible que esa mujer sea libre de poder elegir alejarse o poner una denunciar al hombre que la maltrató? ¿Cómo enfrentarse ante esta situación y decidir libremente si la autonomía y por tanto, la libertad de esa mujer han quedado anuladas? Partiendo de la base, hemos de reconocer que donde no hay justicia y donde no hay derechos, no hay libertad de elección real, no podemos decir que una mujer maltratada sea libre de elegir dejar a su pareja o ponerla una denuncia, y mucho menos si no recibe apoyo.Además muchas mujeres se sienten avergonzadas ya que su autoestima está por los suelos y en numerosas ocasiones por temor al maltratador no se denuncia. Son muchísimas razones que conllevan mayor extensión.

Recordemos que el principal objetivo de un maltratador es aislar a su víctima, si no las apoyamos será muy difícil que se identifiquen como mujeres maltratadas en esta situación. Decir que las mujeres estamos empoderadas es una falta de empatía hacia la desigualdad estructural que sufrimos las mujeres, en un sistema patriarcal nuestra libertad jamás será absoluta ni plena.

          Le pregunto a usted, Antonio Salas, ¿Cómo es posible que una víctima de violencia de género se atreva a denunciar a su agresor o se reconozca como maltratada si no se reconoce el problema que genera el machismo en esta sociedad? El problema no es sólo usted, sino que hay mucha gente que piensa como usted.

Blanca Medina


Las opiniones que se publican no tienen por qué corresponderse con la de nuestra asamblea, pero vemos fundamental que podamos tener un espacio en el que expresarnos. Gracias por querer compartir con nosotras vuestras inquietudes y dar vida con ello a este blog, que tan sólo pretende acercar el feminismo y luchar contra el patriarcado.


miércoles, 28 de diciembre de 2016

La violencia hacia los hombres

Seguro que habéis oído muchas veces eso de “los hombres también sufrimos violencia” y hoy venimos a hablar de eso. Venimos a decir que es verdad. Sí, como lo leéis. Los hombres sufren violencia. Pero maticemos antes de seguir. 

La violencia es un conjunto de comportamientos deliberados que buscan herir física o psicológicamente a alguien. Hasta ahí todo claro, ¿verdad? Como decíamos, los hombres también padecen esto, aunque no en el modo que ellos mismos intentan argumentar. 

Los hombres no heterosexuales sufren violencia por no ser heterosexuales, pero no por ser hombres.

Los hombres trans sufren violencia por ser trans, pero no por ser hombres.

Los hombres de color sufren violencia por no ser blancos, pero no por ser hombres.

Los hombres con diversidad funcional sufren violencia por su discapacidad, pero no por ser hombres.

Los hombres de clase trabajadora sufren violencia por ser trabajadores, pero no por ser hombres.

¿Veis la idea? Los hombres no sufren violencia sistemática por su género, sino por otras circunstancias que actualmente generan rechazo y odio. Cuando los hombres dicen que el patriarcado también les oprime porque no les dejan llorar o porque les llaman “nenazas”, deberían reflexionar sobre algo. Nosotras somos el insulto que os ofende. Eso que tanto os enfada es que os comparen con nosotras o, más bien, con los estereotipos en los que se nos intenta encajar, esta vez sí, por nuestro género. Y esos estereotipos también son violencia, una que nos hace tener problemas con la comida, que dispara los casos de depresión y otros tantos trastornos mentales, que nos hace sumisas ante los maltratadores porque nos dicen que nos lo merecemos y que somos débiles para enfrentarnos a ellos. 

No decimos que vuestra vida sea un paseo por el campo, lo que decimos es que nuestro campo a veces parece más un campo de minas. Si no pisamos con cuidadito, algo puede estallar y hacer de nuestra vida un infierno. Así no es como queremos vivir. No queremos mirar por dónde pisamos y hacerlo flojito, queremos caminar con la cabeza bien alta y no tener miedo de esa calle que está tan mal iluminada y vacía. Queremos vivir, no sobrevivir

También queremos decir que sí hay un día internacional del hombre, el 19 de noviembre (lo hemos buscado en Google y por vuestro bien os pedimos que no hagáis lo mismo), y, en vez de tener una pataleta porque las feministas somos muy malas con vosotros, podríais aprovechar ese día para preocuparos de los hombres que hemos enumerado arriba y hacerles ver que tienen vuestro apoyo. Porque en realidad todos esos hombres maltratados y victimas de la violencia os importan un bledo. Sólo habláis de ellos cuando tenéis que desmontar los argumentos de una feminista y así de claro os decimos que no funciona. En todo este problema no hay que mirar solamente a quienes recibimos violencia, sino también a quién la genera. Y esto no falla: sea dirigida hacia mujeres o hacia hombres que sufren opresiones, los colectivos opresores son hegemónicamente masculinos.

Porque cuando hablamos de violencia hacia la mujer no hablamos de esos “enfermos mentales” que tienen un arrebato.  Las personas con trastornos mentales nos merecemos un respeto mayor que esto, porque ellos no tienen ningún problema. Son hombres que tienen muy interiorizada su superioridad, aunque no lo digan claramente. No tienen que anunciar sus intenciones para ser machistas y maltratadores. Son hijos perfectamente sanos del patriarcado.

martes, 20 de diciembre de 2016

Cinefórum: Los roles de género

Feminismo Unizar ha decidido volver con los cinefórums antes de las Navidades. Si no habéis estado nunca en uno y no sabéis lo que es, un cinefórum es una actividad para que a través de la proyección de una película, un corto o similares, se de pie a un debate y al aprendizaje. Nos alegramos de que el cinefórum tuviera tanto éxito y tantes os pasarais por la Casa del Estudiante. 

El cinefórum trataba sobre los roles de género, esto es, el rol que desempeña una persona basado en un conjunto de expectativas, estereotipos y deberes según su género. Es algo dañino, ya que coloca a unos en posición de poder sobre otres. En este cinefórum queríamos centrarnos especialmente en la criminalización de lo femenino, en cómo todo aquello que se asocia con las mujeres es ridiculizado. 

Empezamos con una introducción por parte de compañeras de Feminismo Unizar antes de poner dos vídeos. En el primero, se explican términos que pueden dar lugar a confusión y malentendidos y, en el segundo, vemos ya como aquello que se supone de niñas se considera algo a evitar. 








Después de una pausa para merendar, comenzaron los debates y aquí debemos aclarar algo, porque en las encuestas que pasamos al final se comentó bastante. Hacemos dos debates, uno no-mixto primero y después uno mixto porque las personas oprimidas por el sistema necesitan un lugar seguro donde no sentirse juzgadas ni sentirse en la obligación de buscar la aprobación masculina. No es ninguna tontería. Se necesitan espacios seguros para compartir experiencias y sentirse libres para hablar. Y también, para que nadie alce la voz sobre la suya. Es algo común que los hombres hablen sobre las mujeres, es algo que se enseña desde siempre, que debemos callarnos para que hablen ellos, pero esto no es aceptable en un espacio feminista. Nuestra lucha la debemos llevar nosotras. 

En el debate no-mixto llegamos a conclusiones muy interesantes, por ejemplo, como a partir de cierta edad te obligan a dejar atrás todo lo que te decían que te hacía ser una niña para convertirte en "uno más". No es casualidad que esto ocurra durante la adolescencia. Es en ese periodo cuando nos dicen que debemos competir entre nosotras, que ser femenina es algo horrible y que debemos alejarnos de ello, porque debemos gustarles a los chicos de nuestro alrededor. Es entonces cuando empezamos a decir que "no somos como las demás". Quizá el tema de cómo buscamos que los hombres nos acepten desde tan pequeñas no hubiera surgido o no lo hubieramos tratado tan libremente como estando por separado. Además, consideramos que también los hombres deben hacer un trabajo interno, acostumbrándose a corregirse entre ellos y reflexionando sin tenernos a nosotras para guiarlos.

Este cambio del que hablamos se notó en el debate mixto. Quizá por vergüenza, por cansancio o quizá sea más difícil hablar en cierta compañía, pero en el debate mixto queríamos tratar las conclusiones a las que habíamos llegado y costó mucho más que fuera fluido. Eso no quiere decir que no salieran temas interesantes como los privilegios o sobre cómo nos asignan un género y cómo rebelarse contra ello. Aunque como parece que sabe a poco, haremos lo posible por alargarlo más en un futuro.

En las encuestas también poníais que echabais de menos la calefacción. ¡Y nosotres! Pero eso no depende de nuestro colectivo. Las instalaciones y el material lo proporciona la Casa del Estudiante y no podemos hacer mucho al respecto, menos si hablamos de un fin de semana. Pero somos conscientes de que en diciembre se hace algo desagradable y sentimos no poder mejorarlo. 

Pero no nos centremos sólo en lo "no tan bueno". En el debate se pusieron en común ideas muy diversas y queremos remarcar que había personas de edades muy diferentes. Es cierto que nuestra base es un grupo muy joven, pero es interesante ver a gente de más edad compartiendo nuestros espacios. Después de todo, han vivido cosas que nosotres aún no hemos tenido oportunidad y hay una brecha generacional que puede resultar en choques de ideas bastante agresivos. Pero eso no ocurrió en el cinefórum. Puede que no coincidiéramos todes de forma absoluta, pero nos escuchamos y valoramos todos los puntos de vista, que pueden hacer que te replantees el tuyo propio o la forma de enfocarlo.

En general, parece que la experiencia ha sido muy positiva y tanto vosotres que vinisteis como nosotres que lo organizamos salimos contentes del cinefórum. Tomamos nota de todas las sugerencias y críticas que dejasteis y si os tuvisteis que marchar antes de las encuestas, pero os gustaría comentarnos alguna cosa, nuestras redes sociales están a vuestra disposición. Seguiremos trabajando para que cada actividad sea mejor que la anterior y podamos seguir formándonos todes juntes y aprendiendo con cada debate. Esperamos veros en los siguientes cinefórums y actividades que preparemos. ¡Tenemos algunas sorpresas pendientes!

viernes, 2 de diciembre de 2016

25N: Día contra las violencias machistas

El 25 de noviembre es una fecha que en el feminismo se conoce muy bien: es el día contra las violencias machistas. Es un día para salir a la calle y gritar por las que no pueden y por las que no quieren, es un día para luchar por ellas. Así que los colectivos feministas decidimos reunirnos para convocar entre los tres grupos la manifestación que salió de Plaza San Francisco bajo el lema "Cuando tú no puedes sola, te defiende la manada". Feminismo Unizar, Komando Feminista y la Red contra Agresiones Machistas, a quienes desde aquí damos las gracias por todo el trabajo y el esfuerzo realizados, somos colectivos muy jóvenes, no sólo por edad si no de carrera en el activismo y, aunque contábamos con que acudieran bastantes personas a la manifestación, no podíamos creer lo que veíamos. ¡Cuantísimes vinisteis a dar vuestro apoyo! Podemos decir sin miedo que se nos escuchó bien allá por donde fuimos. Será la primera de muchas colaboraciones entre estos tres colectivos para sacar el feminismo a la calle y esperamos poder contar con vosotres también entonces. Estamos muy contentes de tener la oportunidad de tener a nuestro lado a compañeres como les que tenemos.

Como críticas no tan positivas, hay que señalar la presencia de hombres en las primeras filas. En el 25N nos visibilizamos las mujeres, somos las protagonistas y exijimos justicia, por ello, no hay lugar para hombres al principio de una manifestación así. Se repartieron panfletos al comienzo explicando esto y los días anteriores se dejó claro vía redes sociales. En la mayoría de los casos, se señaló y el hombre en cuestión se retiraba al final de la marcha con una disculpa y asunto zanjado. Pero lo que de verdad no se espera en una manifestación contra las violencias contra la mujer es que te repliquen y se te encaren. Más de una compañera nos ha contado que tuvo miedo al comentarle esto a algún hombre. ¿Ni siquiera tenemos espacios seguros en una manifestación en la que reclamamos (y supuestamente tú nos apoyas, aliado) que dejen de amenazar nuestra seguridad? 

Otra cosa que debemos señalar: Nuestro "grito de guerra" no fue el que queríamos que fueraLa propuesta era aullar como lobas en manada, pero finalmente los gritos que se lanzaron acabaron siendo una imitación de algunos pueblos originarios de Norteamérica. Algunas compañeras se sintieron incómodas y lo señalaron como apropiación cultural*. Por esto y mediante este artículo queremos disculparnos por lo ocurrido y reconocer el problema.

Un último problema fue el hecho de que durante la manifestación se cantara "polla violadora, a la licuadora". Las organizadoras de la manifestación habíamos revisado previamente el cancionero para eliminar cualquier consigna tránsfoba o discriminatoria, pero no pudimos controlar todo lo que cantaron las participantes. Lo que decidimos en ese momento fue no reproducir la consigna por los megáfonos, y cantar a continuación "el sistema binarista, también es machista". No son las pollas las que violan, son las personas que ejercen roles de poder y que cuentan con privilegios que les permiten hacerlo. Es un matiz importante a tener en cuenta. Por eso, proponemos popularizar lo siguiente: "hombre violador, al triturador/al contenedor". Es similar y más acorde a la realidad.

Para concluir queremos agradecer el trabajo y el apoyo de todes les que habéis participado en la organización y a todes les que vinisteis a decir basta a las violencias machistas. La manifestación del pasado día 25 fue la primera experiencia de coordinación real del movimiento feminista de Zaragoza, y estamos contentas y orgullosas con el resultado. Hemos demostrado que solas golpeamos bien pero que juntas lo hacemos mejor, que el feminismo es cada vez más fuerte en Zaragoza y que aquí hay autoorganización y lucha feminista para rato.

¡ANTE LAS VIOLENCIAS MACHISTAS, RESPONDEMOS EN MANADA!



* Si no sabes qué es la apropiación cultural o quieres aprender más sobre cómo funciona y cómo podemos evitarla, te recomendamos este artículo y este programa de radio:
- El demonio blanco: "La apropiación cultural. Qué es y cómo evitarla": https://eldemonioblancodelateteraverde.wordpress.com/2014/10/30/la-apropiacion-cultural-que-es-y-como-evitarla/
- Sangre Fucsia: "¡Cómo mola su cultura! Apropiación cultural y feminismo": http://www.pikaramagazine.com/2016/05/sangre-fucsia-apropiacion-cultural/

jueves, 3 de noviembre de 2016

Guía para formar y mantener una asamblea feminista en tu centro

GUÍA PARA FORMAR Y MANTENER
UNA ASAMBLEA FEMINISTA EN TU CENTRO
Elaborada por Feminismo Unizar y Asamblea Feminista Miguel Catalán


1/ ENCONTRAR MÁS PERSONAS INTERESADAS
Con ser dos o tres personas puede bastar para empezar a hacer algo. Si estás tú sole no te desanimes, seguro que preguntando encuentras a alguien.

2/ BUSCAR APOYO si lo veis necesario
Si no tenéis  mucha experiencia en asambleas u os gustaría contar con algún apoyo a la hora de empezar, podéis contactar a una de las que ya existen (Miguel Catalán, Parque Goya, Félix de Azara, Feminismo Unizar) y pasaros por alguna de sus reuniones. Estaremos encantades de echaros una mano J

3/ CONVOCAR LA PRIMERA ASAMBLEA
Pensad un sitio y un día para hacer la primera asamblea y difundidlo con algún cartel, redes sociales, boca a boca… El recreo o la salida de clases pueden ser buenas opciones. Aunque no aparezca mucha gente, no os desaniméis, se crece poco a poco y con el tiempo salen feministas de debajo de las piedras.

4/ EMPEZAR A TRABAJAR 
Trabajo externo (actividades abiertas dirigidas a gente que no está en la asamblea)
Seguro que la gente trae ideas geniales a la primera asamblea, pero si no se os ocurre qué hacer, una idea fácil para ir empezando puede ser contactar a una persona o colectivo que pueda dar un taller o charla sobre un tema que os interese. Otras ideas pueden ser preparar una campaña con carteles por el  instituto, organizar algún concurso con temática feminista, participar como asamblea en manifestaciones o acciones que tengan lugar en Zaragoza, llevar a cabo talleres o charlas para el centro, realizar alguna acción visible contra la violencia machista…



Trabajo interno (actividades dirigidas a les participantes de la asamblea)
El trabajo interno suele consistir en formación o actividades de cuidados. Algunas asambleas priorizan esta parte sobre la externa y conciben ante todo la asamblea como un espacio de aprendizaje conjunto.
En este ámbito pueden realizarse talleres internos impartidos por personas de la asamblea, dinámicas para consolidar las relaciones interpersonales, espacios de puesta en común de experiencias, debates, visualización de documentales o películas, comentario de lecturas…

5/ OBTENER FINANCIACIÓN
Para mantener la autonomía de la asamblea es conveniente encontrar medios propios de financiación. Hay muchas formas de hacerlo: vender algo de comida o dulces en algún recreo, hacer chapas, pulseras, fotos, camisetas, pedir aportaciones voluntarias en los talleres…

6/ TEJER REDES DE APOYO
Colaborar con otras asambleas y compartir recursos y experiencias puede ser muy enriquecedor. Dejamos aquí el contacto de las asambleas de Zaragoza que trabajan el feminismo en el ámbito estudiantil por si queréis recurrir a ellas.


CONTACTOS
Asamblea Feminista
IES Parque Goya
Facebook: @goyafeminista
Asamblea Feminista
IES Miguel Catalán
feminismomc@gmail.com
Twitter: @feminismomc
Asamblea Feminista
IES Félix de Azara
feminismofda@gmail.com
Feminismo Unizar
Feminismounizar@gmail.com
Facebook y tt: @FeminismoUnizar



OTRAS CUESTIONES
-Puede pasar que os encontréis con un entorno hostil en la Dirección del Centro. Si la hostilidad llega al punto prohibir que os reunáis en el centro o llevéis a cabo cualquier tipo de actividad, podéis contactarnos (a las otras asambleas) para hacer algo al respecto y recordarles amablemente que tenemos todo el derecho a organizarnos.
-Si la asamblea es mixta, es importante tener presente el rol de aliados que corresponde a los chicos en la lucha, y tratar de evitar sean ellos los que tengan el protagonismo en la asamblea y acaparen el espacio, porque entendemos que aunque quieran colaborar en la lucha, ellos parten de una situación de privilegio y no son quienes deben liderarla.


DESARROLLO DE LA ASAMBLEA

ACTITUDES POSITIVAS
ACTITUDES NEGATIVAS
-Aceptar opiniones distintas
-Reflexionar antes de hablar y no hacerlo si no tienes nada nuevo que aportar
-Ser puntual
-Abordar los conflictos cuando es necesario hacerlo y ser capaz de hablar abiertamente de emociones
-Ofrecerse a hacer trabajo y cumplirlo.
-Hacer autocrítica individual de manera regular para analizar qué papel se tiene en la asamblea y si hay algo que se podría mejorar.
-Ser repetitive o reformular lo que otras personas ya han dicho claramente.
-Acaparar mucho espacio (intervenir todo el tiempo, enrollarse…)
-Decir siempre la última palabra e intentar imponer el propio punto de vista.
-Asumir siempre todo el trabajo sin esperar a que otras personas se ofrezcan.
-Criticar todo el tiempo sin razón.
-Hablar con aires de superioridad
-No escuchar.
-Interrumpir
- Ser inflexible a la hora de tomar decisiones.


CONSEJOS PARA EL FUNCIONAMIENTO INTERNO
1) Establecer un protocolo que especifique cómo funciona la asamblea.
2) Acordar un sitio y una hora estables para las reuniones y una periodicidad fija (hay asambleas que no funcionan así, pero suele ayudar).
3) Antes de que empiece la asamblea, elaborar un orden del día al cual todes les asistentes puedan contribuir, con los distintos puntos que se van a tratar en esa sesión. Es conveniente priorizar los puntos  más importantes para que no se queden al final.
4) Antes de comenzar, fijar una hora para finalizar la asamblea. Esto es muy útil para ser más efectives y no eternizarse en la reunión.
5) Asegurarse de que alguien toma acta registrando los acuerdos que se toman durante la asamblea y la envía después a todes les integrantes para poder mantenerse al día cuando no pueden asistir a las reuniones.
6) Si un tema es controvertido, conviene escoger a une moderadore que dinamice el debate y anote y distribuya los turnos de palabra que se piden.
7) Es importante que cada persona pueda implicarse en la asamblea solo en la medida que desee, pero que cumpla aquellas cosas que se compromete a hacer.
8) Para fomentar la participación de todo el mundo, pueden utilizarse métodos como la subdivisión en grupos pequeños y la puesta en común, la colecta de papeles anónimos con opiniones dentro de un bol central…
9) Es crucial tener un punto de emociones o de sororidad (que a menudo es no mixto) para hablar de cómo se ha sentido la gente durante la asamblea, si están pasando un mal momento, poner en común experiencias personales… En general, es vital fomentar los cuidados entre las personas de la asamblea tanto de manera informal como con actividades específicas para ello.
10) Cuando hay mucha gente, es útil repartir el trabajo formando comisiones que pueden ser fijas o temporales (redes sociales, diseño gráfico, materiales, relaciones, formación…)
11) No abusar de los grupos de Whatsapp, etc. a la hora de tomar decisiones; tratar de que en las asambleas se decidan cosas concretas.